La estrategia corporativa

15:28

estrategia corporativa
Como os hablé en la entrada de niveles de la estrategia dividimos la estrategia empresarial en tres segmentos, estrategia corporativa, competitiva y funcional. Hoy profundizaremos sobre la estrategia corporativa en particular y en los distintos matices y formulaciones que puede llegar a tener.

Antes de nada hay que repasar conceptos y saber que la estrategia corporativa es aquella que se realiza a largo plazo, por los directivos de mayor jerarquía dentro de la matriz. Las decisiones de la estrategia corporativa se centran en el crecimiento, estabilización o desinversión de la sociedad.

La estrategia corporativa (también llamado direcciones de desarrollo, ya que es preciso diferenciarlo de los métodos de desarrollo) puede ser de dos tipos fundamentalmente, estrategia corporativa de crecimiento y estrategia corporativa de no crecimiento.
estrategias corporativas
La estrategia corporativa de crecimiento se interpreta como un síntoma de salud y gestiona correcta de la compañía (siempre desde un punto de vista externo, dado que esta sensación de crecimiento que se desea aparentar debe ser coherente con los recursos y necesidades de la empresa, prueba de ello ha sido el sobrecrecimiento que ha habido de las empresas durante la crisis, abarcando mercados que no podían dada su estructura de costes), además el crecimiento es otra finalidad de cualquier directivo, el cual buscar potenciar esta sensación para aumentar su utilidad personal y sus objetivos no solo profesionales, sino también personales. Dentro de la estrategia corporativa de crecimiento se encuentra la estrategia por expansión y la estrategia por diversificación;
  • Estrategia de expansión: es aquella que se enfoca hacia el desarrollo de los productos y mercados tradicionales de la empresa. Busca ampliar o explotar las unidades estratégicas de negocio, manteniendo la relación con las actividades actuales que la compañía desarrollo. La estrategia de expansión puede ser por penetración del mercado, desarrollo de mercados y penetración de mercados (en los siguientes posts las desarrollaremos con mas tranquilidad)  
  • Estrategia de diversificación: es aquella que se centra tanto en un mercado nuevo como en un producto nuevo, siendo distinto de las tres anteriores, por tanto se opera en entornos competitivos nuevos. La diversificación trae consigo nuevas técnicas, conocimientos y procesos pero siempre intenta buscarse en ella sinergias con las carteras de negocio que poseemos.  La diversificación basa su razón de ser en mantener una actitud tanto ofensiva como defensiva para con los competidores así como en las propias características de la empresa y del rendimiento que actualmente obtiene.
La estrategia corporativa de no crecimiento puede tener dos finalidades buscar la focalización de la empresa en sus negocios, buscando mejorar sus fortalezas y aprovechar las oportunidades y por otra parte suprimir sus debilidades, pudiendo optar también por la supresión de parte de sus carteras de negocio, en cualquier caso busca renunciar a una supuesta oportunidad de crecimiento para centrarse en mejorar la situación interna de la empresa (por lo que no acomete iniciativas externas). Dentro de la estrategia corporativa de no crecimiento, se encuentra la estrategia de consolidación y la estrategia de reestructuración.
  • Estrategia de consolidación: es aquella que tiene como finalidad mantener los negocios que posee la empresa empresa, sin buscar nuevas estrategias de crecimiento centrándose en mantener los niveles de producción actuales. Se suele aplicar en carteras de negocio de industrias maduras o en declive donde lo mas importante es mantener la posición actual.
  • Estrategia de reestructuración;  es aquella que se centra en la decisión de recomponer una cartera de negocio, implicando por tanto el abandono de al menos uno de sus negocios. La reestructuración suele acarrear la reducción de tamaño de la compañía, aunque podría llegar a mantenerse. En la reestructuración siempre se ha de modificar el campo de actividad. 
Por tanto hay que tener en cuenta que la estrategia corporativa debe ser coherente con el resto de estrategias de la compañía, o mejor dicho debe ser al revés, tanto la estrategia competitiva como funcional deben ser coherente con la estrategia corporativa, puesto que esta estrategia debe ser la primera en ser formulada.

Tambien te puede interesar...

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Flickr Images